jueves, enero 29, 2009

¡Que comienzo de año!

Este cuento de hoy si fue dramático. Resulta que desde el 23 de noviembre me comenzo un dolor en el costado derecho del abdomen, ese día, día de elecciones lo pase con el dolorcito ahí clavado pero al día siguiente desapareció volviendo el próximo domingo, así sucedió por tres veces (cosa que sirvió para echar broma y decir que me hacían el budu los domingos) hasta el 25 de diciembre que llego para no irse, era un dolor intermitente, un rato bien, otro mal y otro remal. En los examenes no salia nada mal, lo único que no estaba bien eran unos divertículos que aparecieron en la colonoscopia y ¡por supuesto por ahí se lanzo el medico con tratamientos, examenes y demás!. Entre tanto ya el dolor era todo el tiempo.
Desde el miércoles de la semana pasada fue algo terrible, el dolor me estaba matando, tanto fue que el jueves en la tarde mi cuñada y mis hijos decidieron llevarme a emergencia de la clínica san sebastian y ahí con gran urgencia el Dr. Diaz decidió operar para hacer una exploracion y una posible colostomia por sospecharse divertículitis. En fin, después de explicarme en que consistía la operación, de morirme del susto, hacerme un sinfín de examenes a la velocidad del sonido y dar el montón de autorizaciones me llevaron al quirófano.
Ahora viene lo bueno: cuando la cirujana abrió lo que encontró fue un charco de sangre proveniente de un tumor de ¡¡¡25 por 20 cm!!! en un ovario, el bicho había rotado sobre la trompa y se reventó produciendo el sangrado y la consiguiente irritación de los intestinos. El otro ovario con la trompa necrosada. En fin algo totalmente inesperado porque en los ecosonogramas no salia nada extraño en los ovarios ni útero, ni nada.
Bueno, eso fue hace ocho días, hoy me quitaron los puntos, me siento bien aunque maltratada y cuidando la dieta al pie de la letra.
Le doy gracias a Dios y le pido sus bendiciones para todos los que de una manera u otra ayudaron a que me sienta mejor: a mi gran amigo el Dr. Gerardo Mora que estuvo pendiente de mi, a Ruben Dario Diaz mi medico que voló y tomo la decision indicada, a la cirujana Niurka Jauregui, a mi cuñada y a mis suegros que estuvieron atentos con todo y muy especialmente a mis hijos y nuera que no me dejaron ni un momento sola en estos dos meses de horror, a las enfermeras que me cargaron el mono con tanta paciencia a pesar del gripon que tenian ¿¿¿????. Tampoco puedo olvidar a todos mis amigos que estuvieron llamando para saber de mi ¡nunca creí que fueran tantos! ¡gracias a Dios!.
Ahora solo me queda cuidarme un poquito y confio en unos 15 días estar otra vez al pie del cañón.

5 comentarios:

Rosa dijo...

Leyendo a tu hermana el otro día me entere de tu operación, ahora me alegra ver que ya estas mucho mejor y recuperandote. Cuidate.

Ade dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Tecladista dijo...

Me alegro mucho que esta en conputadora.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Ja...me pasa lo mismo con el dolor de muelas los fines de semana (será porque paso más tiempo en casa).

Lo que no entiendo es por qué los Exámenes de Diciembre no revelaban nada de gravedad...¿en dónde carajos estaban viendo que no divisaron el tumor? No puedo creer que no se haya visto nada, en serio.

Lo bueno es que el peligro inminente ha pasado y que, aunque con reposo, de a poco te estás recuperando. Agradecido de tu sobrino que tuvo a bien avisarme (aunque no parece serlo porque escriben de forma muy distinta).

Te esperaremos al pie del cañón...como te espera Venezuela para lo del 15 de Febrero. Saludos afectuosos, de corazón.

Ade dijo...

Me alegra mucho que ya todo es pasado, la verdad estuvimos muy preocupados por ti pero ahora estamos felices por ti viendo que ya estas muy recuperada.Nuevamente gracias a Dios y a todos los que te ayudaron en este problema y estuvieron pendientes.
Un beso
Ade