jueves, noviembre 27, 2008


Tramo de la autopista ya "tochaperder"


lluvia

neblina


y viento...

Hasta hoy es que tengo tiempo de escribir algo sobre las elecciones de gobernadores y alcaldes que se llevo a cabo el día 23.
La jornada fue emocionante, entre otras cosas por la cantidad de gente que asistió a hacer valer su derecho civil de elegir a pesar de la desconfianza que le tenemos al Consejo Nnal. Electoral.
En el Estado Táchira gano nuestro candidato Cesar Perez Vivas. Me siento orgullosa. Logramos elegir un candidato por la unidad y lo apoyamos con nuestros votos. Tanto la gobernacion como la alcaldía de San Cristóbal (la mas grande) y algunas mas, quedaron en nuestras manos. Ahora la tónica deberá ser continuar apoyando a nuestras autoridades estadales para así lograr una mejor región.
Claro que, como siempre, la crueldad del CNE nos mantuvo sin resultados hasta las 2.30 am. Dieron los de los demás estados y a Táchira y Carabobo nos dejaron guindando hasta esa hora...¿tal vez esperando cambiar los resultados ya que la diferencia era "tan" pequeña?. En fin ¡ya no importa! ¡ganamos! y, aunque "la piojosa" estuvo tratando de armar lio y trato por todos los medios de alborotar a los "rojitos" ¡no pudo!
Ayer arrancamos mi hija y yo para Merida, como ha llovido tanto yo estaba medio dudosa del estado de la carretera, pregunte y pregunte, vi noticieros y estados del tiempo y viendo que no había noticias ni buenas ni malas sobre ese tema, preparamos viaje, todo perfecto, nada de lluvia, ni derrumbes, todo muy bien; cuando ya íbamos llegando a Coloncito (un pelo mas de la mitad del camino) ¡horror! no hay paso, la carretera esta hundida desde hace tres días ¡que calentera! la gente que estaba allí nos dijo que debíamos regresar a La Fría y desviarnos por un lugar que se llama Orope, unos decían que eso eran mas o menos 2 horas, otros que 45 minutos, otros que media hora ¡total! que decidimos regresarnos a San Cristóbal porque nos pusimos a pensar en el regreso y el peo de la gasolina (en el Tachira no hay gasolina sino cuando les da la gana y las colas en las estaciones de servicio son larguisimas), la ida no era problema porque poníamos gasolina en el Vigía que ya es Merida pero el regreso si me dio temor, además de que yo no tengo ni idea de como es ese desvío, así es que nos devolvimos y ya que estábamos era perdiendo tiempo, decidí meterme por el tramo nuevo de autopista (que ya esta cerrado porque se cayó). Asi lo hicimos y, aunque esta bastante deteriorada pudimos pasar. Tengo que reconocer que se acorta muchisimo el camino por ahí pero se pasa al riesgo. El tramo dañado esta en doble vía y además hay un cerro que parece una pared de esas forradas en piedras y las piedras caen sobre el pavimento ¡de terror! yo pase como una flecha con el temor de un peñón de esos encima. O sea, el tramo de esa autopista que ya el "teniente coronel" inauguro ¡no estaba listo! y encima ya esta todo dañado. ¡Pobrecita mi patria querida!.
El asunto es que nosotras tenemos que ir a Merida ¡ajuro! porque Cari esta en tratamiento con un medico allá, hoy lo llame y me dijo que continúe el tratamiento hasta que pueda ir pero que debo tratar de ir en Diciembre ¿que tal? ojala que el arreglo de la carretera sea rápido y no para cuando San Juan agache el dedo. Otro me dijo me dijo que me fuera por el páramo ¡que esperanzas! ¿se imaginan como estará eso con semejantes aguaceros?
Ya llegando a Palo Grande comenzo a llover fortísimo con mucho viento y neblina, no se veía casi nada, el limpiaparabrisas no se daba a basto con tanta agua, así que decidí pararme en una mueblería y esperar, pero de repente se me vino la idea de los derrumbes en la carretera y que si eso sucedía me tocaría devolverme y salir por el páramo o por quien sabe donde y por las mismas arranque muuuuuy despacio y con cuatro ojos, lo importante era salir de esa zona de montañas. Bueno, llegamos a una ciudad super empapada e inundada, pero ¡ya casi en casa!. ¡Que maraton tan pendejo! todo por la falta de información, cuando íbamos entrando a la autopista había un operativo (eso fue saliendo de aquí de San Cristóbal) y yo le pregunte al tipo como estaba la carretera hasta Merida y el ¡grandisimo bolsas! me dijo "perfecta, Feliz Viaje" si no hubiera estado lloviendo tanto al regreso me hubiera bajado en el modulo policial a formarle su peo, pero, la verdad sea dicha ¿que va a saber ese de nada? mi reclamo es a los medios de comunicacion ¿como es posible que la carretera Panamericana este colapsada y nadie diga nada?.
Decidí que voy a escribirle mi reclamo a Globovision. Cuando en Caracas caen tres gotas es noticia casi internacional, en el interior nos quedamos incomunicados dos Estados y nadie sabe nada. O sea, ¿continuamos pensando aquello que Venezuela es Caracas y el resto es monte y culebra? ¡¡¡¡es el colmo!!!!

4 comentarios:

El Tecladista dijo...

Bueno Maruja felidades por nuetro governador Cesar Pere vivas, tedigo otra cosa que es malo el govierno quiere quitar la señal de Glovisio, asi que pila ok.
te dejo una abraso, veso.

adelita dijo...

Lamento que no pudieras llegar a Mérida. Lo peor de todo es la falta de información porque seguramente por Orope no es malo el camino y la gente se debe desviar ahi, pero el que no sabe se embarca.
Muy impactantes las fotos de una "autopista" recien inaugurada, por que no llevaran a los encargados de semejante desastre a interpelarlos en la Asamblea?, o será que eso es solo para la oposición?, que barbaridad la que estamos viviendo.
Un beso
Ade

Kim Basinguer dijo...

Me encanta leerte Periquita,a veces me parece que te estoy "oyendo". Me alego que al menos tu estes contenta por la parte que te toca de las elecciones.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay un éxito, de partida, en movilizar a la gente...no importa de qué lado voten, pero eso ya es un progreso.

Una pena que no haya una coordinación para avisar del estado de las carreteras...ojalá que tu experiencia en la ruta pueda dar con alguna solución lo menos riesgosa posible.

Y lo del centralismo es falta grave en buena parte de Sudamérica...por acá, como santiaguino, tengo que aguantarme la bronca de la gente de regiones. Saludos afectuosos, de corazón.