sábado, julio 29, 2006

Tiempos felices que no volveran

En la foto mi hermana, yo y mi hijo DanielAlguien comento una vez que ella veia la vida como un libro, dividido en capitulos, uno vive el capitulo actual y continua otro, y ¡ya!. No se debe sufrir por el pasado ni por el futuro, solo quedan recuerdos, algunos gratos y otros no tanto.

El capitulo correspondiente a esa foto es "la finca de Gladys", paraiso que disfrutamos durante muchos años.

Conoci la finca cuando mi hijo cumplio 7 años, nosotros viviamos en Puerto Ordaz y veniamos a San Cristobal todas las navidades, como mi hijo cumple años el 14 de diciembre mi suegra planifico la fiestica del cumpleaños en la finca, francamente a mi no me entusiasmo la idea de coger para el monte...¡nunca me imagine aquel paraiso! desde ese momento siempre volvimos.

Cuando nos vinimos a vivir a San Cristobal fue mas facil disfrutar de la finca de Gladys. Es pequeña, solo 11 hectareas de llano y alli una casa comodisima con una piscina fabulosa, matas de limon, de naranja, de platanos, y mas o menos 9 toros.

Para ir a la finca habia que comprar todo lo que ibamos a consumir porque no hay ningun centro poblado en kilometros a la redonda, la verdadera dicha era estar 8 dias sin tener que pensar en comprar nada, ni en vestirte ni en nada ¡eso es felicidad! en una oportunidad invitamos a mi hermana y ella me comento "chica, aqui a uno se le olvida que es pobre".

¡Claro! la rutina era muy sabrosa: nos levantabamos, preparabamos las arepas para el desayuno, ya con el traje de baño puesto, con el aroma se despertaban los muchachos, desayunabamos y ¡para la piscina! como a las 10 nos serviamos un palito y preparabamos el almuerzo, tengo que aclarar que, generalmente eramos 3 o 4 viejas y dos o 4 niños, asi que la rochela en la preparacion de la comida era parte de la fiesta, montabamos la olla y ¡para la piscina!, luego almorzabamos y ¡ a dormir siesta! y luego lo mismo de la mañana: los palitos, la piscina y la cena.

A las 6 P.M en punto habia que meterse en la casa porque la plaga nos devoraba esa parte era un poco aburrida, generalmente nos sentabamos a jugar y a contar chistes y luego nos acostabamos a dormir...y a soñar con el dia siguiente.

Bueno, de "la finca de Gladys" hay muchas historias que contar pero sera en la proxima entrega

1 comentario:

mariadnne dijo...

Nada es para siempre ..todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar..pasar haciendo caminos.caminos sobre la mar..(Federico García Lorca)

Los buenos momentos ,asi como el buen vino se recuerdan siempre...sigue con tus confidencias,creo que es una de las cosas mas valientes que puede hacer un ser humano,desprenderse de sus recuerdos para llenar otros espacios y compartirlos..mi amor..